¿Qué es la música? (1ª Parte)

Estrenamos blog con un tema difícil de explicar y fácil de sentir: ¿qué es la música?


Podríamos estar horas y horas hablando de cuál es la definición de la palabra música. Quizás se pueda decir  que la música es un arte que consiste en organizar de determinada manera un conjunto de sonidos y silencios  utilizando tres herramientas fundamentales: melodía, armonía y ritmo. Pero como todo esto suena a tostón y vamos a ahorrarnos esta parte porque podríamos estar horas hablando y además sería casi inútil, vamos a ir al grano. Lo cierto es que todo lo que se pueda decir acerca de lo que significa la música es bastante más pequeño de lo que se experimenta al componerla y/o escucharla. Vamos a dividirlo en dos partes, el oyente y el compositor:

- El oyente: Muy raro es encontrarse a alguien al que no le guste la música (pero haberlos haylos... como las meigas). ¿Cuál es el motivo? Muy fácil: la música es algo más primitivo y ancestral de lo que nos imaginamos... Está grabado en una parte de nuestro ser independientemente de nuestro sexo o raza. Lo que se experimenta al escuchar una pieza musical varía enormemente de una persona a otra, por lo que es algo subjetivo, temporal y emocional. No es lo mismo escuchar algo con un gran estado anímico a las 10 de la mañana que escuchar lo mismo en un estado depresivo a las 10 de la noche, por poner un par de ejemplos. Existe otro factor: no todos los estilos musicales nos gustan (los que somos melómanos de pro nos gustan casi casi todos!!!) ¿Y por qué no nos gustan todos los estilos musicales? Pues por dos razones fundamentalmente: El primero es que como se suele decir, "para gustos están los colores", hay tantos estilos para escoger como tipos de gente. El segundo y creo que el más fundamental aunque parezca que no; hay ciertos estilos musicales que nos proporcionan mala sensación interior y lo asociamos rápidamente a que ese tipo de música no nos gusta. Cierto es que técnicamente hay música muy mala, mala, regular, normal, buena, muy buena, etc... pero no por ser mala a cierto individuo no le va a gustar. Si le gusta es por lo que le hace sentir.

- El compositor: A veces es muy gracioso ponerse a pensar qué quería expresar el autor de una canción en el momento de componerla; seguramente no lo logremos adivinar ni por asomo. Es la gran virtud de la música: es susceptible a la persona que la degusta. Para mí, cierta canción puede significar por ejemplo, alegría y entusiasmo y para otra persona tristeza y desesperación. Cierto es que hay canciones que "se las ve el plumero" porque son directas y concisas en sus letras y no cabe lugar a dudas (aunque a todo se le puede dar vueltas...); pero, ¿que hay de las canciones que su letra es más "metafórica" o lo que es mejor, no tiene letra? Aquí es donde el compositor se hace de rogar... En estos casos es bastante lógico hacernos la pregunta de qué quería expresar con dicha obra musical. Realmente eso no importa, lo importante es lo que nos hace sentir a nosotros.

Otra gran verdad acerca de por qué la música es algo universal es porque son puras matemáticas (otro lenguaje universal). Quien diga lo contrario miente como un bellaco. Hay un concepto matemático que se llama "el numero áureo", que para explicarlo brevemente, se define como número algebraico decimal infinito y no periódico que se encuentra representado tanto en figuras geométricas como en la naturaleza: en los "nervios" de algunas hojas de determinados árboles, en los girasoles, etc... y que dota a dichos objetos de una "estética" especial. ¿Y que tiene que ver esto con la música? Pues todo también. Dicho número áureo está implícito en toda obra musical y es el que la dota de esa estética especial......

Continuaré en otra parte hablando de la música y espero vuestros comentarios y opiniones acerca de todo lo expuesto...... Gracias!!!



3 comentarios:

Publicar un comentario